Preguntas Frecuentes en la Entrevista de Trabajo

En cada entrevista a la que asistes es normal que te encuentres con preguntas diferentes, ya que cada una se adapta a las necesidades de la compañía, sobre todo relacionadas con el departamento o área laboral del puesto al que aspiras. Todas tienen un objetivo en común y es descubrir si eres la persona adecuada para desempeñar las labores requeridas.

Existe una gran cantidad de preguntas frecuentes en cada entrevista de trabajo, estas te las hacen una y otra vez y en ocasiones son idénticas o solo cambian algunos aspectos gramaticales. Ello se debe a la importancia general para cada puesto de trabajo, la compañía y la persona que es entrevistada.

Lo importante en cada entrevista es que tras cada pregunta frecuente contestes de la manera más acertada, sea porque ya sepas como hacerlo por las experiencias anteriores o simplemente porque has estudiado las que te presentaremos a continuación.

Las 50 preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo

Las 50 preguntas más frecuentes guardan relación sobre los siguientes aspectos:

  • El puesto de trabajo: en este caso debes tener conocimiento sobre lo que hace la compañía y las funciones generales del área al que aspiras trabajar.
  • La empresa: así como el puesto de trabajo también debes tener conocimiento de las operaciones de la compañía que te pretende contratar. Por ejemplo, año de fundación, que hacen, misión, visión, metas. La idea es conocer los planes a futuro y desarrollos más recientes, sus competidores y más, de esta manera tendrás mayor información a tu disposición para contestar las preguntas más difíciles.
  • Liderazgo, trabajo en equipo y comunicación: generalmente en las entrevistas de trabajo los puestos demandan una combinación de estos tres valores fundamentales. Todo ello en vista de que algunos puestos, como los directivos, se centran en liderar acciones. Además, en otros casos se requiere tratar problemas y buscar soluciones.
  • Capacidades analíticas y resolución de conflictos: en este caso se intenta conocer si eres capaz de analizar y resolver problemas. Aquí es posible que te indiquen un ejemplo para que lo evalúes y digas tu punto de vista y la manera de resolverlo.
  • Aspiración y motivación: son preguntas en las que los entrevistadores intentan descubrir qué es lo que te motiva y tus aspiraciones. Por ejemplo, desean conocer si te centras en tu trabajo o solo lo necesitas tener una nómina mensual.
  • Puntos fuertes y débiles: son unas de las preguntas frecuentes y aunque te puede resultar incómodo o poco natural ayudan a descubrir tus aspectos distintivos.
  • Fiabilidad y concienciación: es una categoría en la que la respuesta determina si eres una persona fiable y concienzuda, es decir, alguien en quien la compañía puede confiar.
  • Salarios y beneficios: estas intentan descubrir cuáles son tus aspiraciones salariales.
  • Formación profesional: aquí las preguntas están relacionadas con lo que aprendiste en la Universidad, tu periodo y la experiencia que has ganado entre otros asuntos.
  • Actividades extracurriculares: en esta categoría a los reclutadores les interesa conocer lo que hacías después de tus estudios universitarios o mientras estabas en ellos. Es una manera de descubrir cuán comprometido estas con estudiar, aprender y conocer más sobre el mundo, ámbito de estudios o laboral.

Ahora que ya conoces las diversas categorías comunes aquí te mostramos las preguntas más frecuentes:

1.- ¿Te gusta el trabajo en equipo o prefieres trabajar solo?

Uno de los aspectos más valorados es el trabajo en equipo, no importa si eres quien dirigirá las acciones o solo uno de los que recibirá las órdenes. Lo importante es que la habilidad de trabajar atendiendo a las opiniones de los demás es recomendable porque demuestra comprensión y capacidad de no desoír las ideas de otros.

La respuesta adecuada que debes dar es: 

“Me adapto estupendamente a todas las situaciones. Sobre todo porque a lo largo de mi experiencia he trabajado en equipo con otros profesionales e incluso liderado un departamento en el que tomaba decisiones solo. Por ello sé que estoy capacitado para trabajar junto a otros o por mi cuenta.”

2.- ¿Acabas lo que empiezas?

En esta pregunta el entrevistador desea conocer si deja las tareas a medias o las completas aunque te tome más tiempo del planificado.

Para responder correctamente debes decir más que un simple “Sí”. Por ejemplo:

“Por supuesto, porque antes de iniciar una actividad evalúo su factibilidad, ventajas y desventajas. Si encuentro oportunidades de éxito, me esfuerzo y doy lo mejor de mí, de lo contrario, si durante mi análisis observo que no es un proyecto realista prefiero no apostar por ello ni empezarlo, así me centro en algo más plausible.”

3.- ¿Cuáles son tus expectativas con este trabajo?

En esta pregunta el reclutador desea conocer si crees que puedes desenvolverte bien o crecer profesionalmente en el puesto. Aquí la respuesta correcta es:

“Estoy de acuerdo con las funciones que tengo que desempeñar; pienso que en este puesto de trabajo puedo crecer a nivel profesional y personal. Además, me agrada cuando una empresa cuida el ambiente entre los empleados.”

4.- ¿Eres líder o seguidor?

La idea es no responder de manera tajante por ninguna, ya que si te consideras líder puede parecer que no serás capaz de acatar órdenes de un superior inmediato. Mientras que si tu respuesta es ser seguidor, indica mucho sobre tus pocas ambiciones. La respuesta correcta es:

“Durante mis experiencias he trabajado como supervisor inmediato, así que se ser un buen líder. No obstante, durante mis inicios empecé como subordinado, de modo que no tengo problemas en seguir órdenes. Me adapto bien a las necesidades de la empresa, sea un perfil u otro.”

5.- Si en todos los trabajos obtuvieras la misma remuneración y consideración social ¿qué te gustaría hacer?

Con esta pregunta no debes explayarse hablando de tus sueños y metas personales. Sería extraño que indicaras que te gustaría hacer una labor distinta a la del puesto al que aspiras. Es mejor si contestas esto:

“Haría lo mismo que estoy haciendo ahora. Ya que desde que entré a la Universidad y empecé a estudiar esta carrera supe que era el camino correcto.”

6.- ¿Cuál fue tu experiencia más gratificante en la Universidad?

Aquí te debes olvidar de responder asuntos relacionados fuera de los estudios y tu crecimiento profesional, nada de reuniones entre amigos, fiestas, etc. La respuesta adecuada es:

“Desde que entré a la Universidad aprendí a desarrollar mis competencias profesionales, mejoré mi nivel de inglés y crecí en varios ámbitos como el literario.”

7.- ¿Qué cambios hubieras hecho en tu Universidad?

Es mejor responder con los cambios relacionados a mejorar la formación, incrementar las plazas para estudiantes, introducir nuevas asignaturas, etc. Una respuesta perfecta sería:

“Ofrecer la posibilidad de ampliar los cursos extracurriculares dentro de la Universidad, con ayuda de los profesionales docentes. De lo contrario, sólo cursas una práctica profesional porque era obligatoria.”

8.- ¿Tienes pensado ampliar tus estudios?

Con esta pregunta el reclutador intenta descubrir si quieres seguir aprendiendo. La mejor respuesta que puedes dar es esta:

“Claro. Me gusta la formación continua y creo que todo el mundo debería pensar igual. En estos momento estoy haciendo un curso de especialización.”

9.- ¿Hiciste pasantías o algún otro tipo de trabajo como estudiante?

Aunque esta pregunta no es muy importante, los reclutadores desean saber cuánto te esforzaste o como le hiciste para estudiar y trabajar al mismo tiempo. De este modo debes contestar lo siguiente:

“La práctica profesional es la mejor forma de crecer profesionalmente. Esta es la principal razón por la que me centré en buscar actividades extracurriculares antes de acabar mis estudios.”

10.- ¿Cómo fueron tus experiencias durante tus trabajos anteriores?

Con esta pregunta los reclutadores desean conocer hasta qué punto tu experiencia laboral anterior es útil para la empresa. La respuesta más acertada es:

“Hasta los momentos he trabajado en departamentos de marketing. He perfeccionado el manejo de software para mejorar mi eficiencia en mis labores porque editaba entre otras cosas las imágenes y videos de empresa.”

11.- ¿Tienes experiencia como supervisor?

Esta clase de pregunta intenta descubrir cómo te comportas y relacionas con tus subordinados. En este caso debes explicar cómo te comportabas como supervisor  y cómo corregías a alguien. 

Si no tienes experiencia como tal, la mejor manera de responder es:

“Nunca he supervisado el trabajo de nadie, pero me va bien trabajando en equipo, entendiendo las opiniones de mis compañeros y teniendo retroalimentación en cuanto a las ideas grupales para lograr acciones más efectivas.”

12.- ¿Cuáles son tus expectativas salariales?

Responder esta pregunta implica conocer el convenio colectivo que regula el sector al que perteneces para que aciertes. En este caso te sirve calcular tu salario medio en función de tu formación y experiencia. Responde de la siguiente manera:

“Estoy dispuesto a negociar las condiciones laborales que puede ofrecerme. Sin embargo espero que el sueldo bruto se ubique entre 1.000 y 1500 euros.”

13.- ¿Cuál fue el sueldo durante tu último trabajo?

La mejor respuesta que puedes dar es esta:

“En mi anterior trabajo ganaba 1.200 euros brutos.”

14.- ¿Cuál ha sido tu solución más creativa?

Con esta pregunta el reclutador pretende averiguar cómo te enfrentas con imprevistos. Lo importante es que expliques la historia indicando el problema y la forma en cómo lo solucionaste. Por ello debes responder más o menos así:

“Mientras supervisaba el área de envasado una de las embotelladoras se atascó y casi se detiene la producción. Enseguida evalúe la problemática y mediante un rápido análisis de criticidad supe que hacer.”

15.- ¿Cuál de tus trabajos en empresas anteriores te ha gustado más y por qué?

Aquí lo importante es justificar muy bien tu respuesta de modo que evite denotar inmadurez. Procura tomar en cuenta los puestos de trabajo que te han ayudado a crecer profesionalmente. Puedes responder de esta manera:

“En mi anterior trabajo me enfrenté a nuevos retos como coordinar la atención al público. Gracias a esto logré ser más metódico y paciente.”

16.- ¿Cuál ha sido tu mayor logro profesional?

Aquí te puedes referir a ti mismo con todo tu entusiasmo y para ello debes construir un relato en el que muestres algún problema y una solución brillante. Por ejemplo:

“En mi anterior trabajo diseñé un software para analizar la criticidad de los equipos del área de evaporación de la planta. Con ello analizamos de manera más efectiva la frecuencia de mantenimiento y logramos incrementar la vida útil de los elementos que conforman los equipos.”

17.- ¿Cómo te llevabas con el personal en tus trabajos anteriores?

No importa si te llevabas mal con tus antiguos compañeros o jefes, nunca debes hablar mal de nadie. La idea es que te centres en tu capacidad de coordinación y trabajo en equipo a pesar de las diferencias, sin menospreciar a aquellos. Por ejemplo:

“Soy muy cordial y amable con todos. Creo que la clave está en reconocer el valor profesional de cada persona y saber escuchar las opiniones de todos.”

18.- ¿Cómo te describiría tu peor enemigo?

La respuesta a la pregunta denota la forma en cómo te comportas con quienes consideras son tus enemigos por ello es importante que pienses muy bien lo que dirás. Por ejemplo:

“Diría que soy cordial aun cuando tenemos amplias diferencias, que defiendo mi punto de vista sin dejar de escuchar las razones del otro. Aun así mantengo una distancia prudente para evitar nuevas confrontaciones.”

19.- ¿Has cometido un error laboral? ¿Cuál?

En cualquier ámbito de nuestras vidas podemos cometer errores y ello no excluye el empresarial. Es importante que sepas reconocer y corregir tus fallas, por ello debes responder así:

“Una vez envié un correo electrónico a otro destinatario por error. No tenía información confidencial, pero el cliente se molestó un poco. Al darme cuenta del error, le dije a mi superior y le propuse disculparme personalmente.”

20.- ¿Cómo describirías a tu mejor y peor jefe?

En esta respuesta lo importante es que nunca critiques a los jefes anteriores no importa cuán malo haya sido contigo. Una de las mejores respuestas que puedes decir es:

“No puedo describir a un jefe bueno o malo. En cualquier caso, he aprendido mucho y cuando han sido muy exigentes conmigo me han ayudado a descubrir mi verdadero potencial.”

21.- ¿Cómo era un día típico en tu trabajo anterior?

Con esta respuesta debes mostrar tu organización, planificación y empatía con todas las personas. En caso de que el puesto anterior sea similar al que aspiras es tu mejor oportunidad para mostrarte como el mejor candidato describiendo las tareas del mismo. Aquí la respuesta más acertada sería:

“Al llegar al trabajo dejo constancia de mi presencia en el escáner de huellas, me reporto con mi superior e inmediatamente nos reunimos para repasar la planificación del día.”

22.- ¿Por qué has pasado tanto tiempo sin empleo?

Debes justificar tu periodo de inactividad, no importa si es por un periodo de descanso, causas ajenas a ti o lo que sea. Lo importante es demostrar que estuviste formándote aunque sea de manera autodidacta.

“No he tenido muchas oportunidades de trabajar. Sin embargo, me he formado de manera autodidacta aprendiendo sobre algunos programas informáticos. También he mejorado mi nivel de inglés y he estado atento a las últimas novedades del área.”

23.- ¿Por qué has estado tanto tiempo en el mismo sitio de trabajo?

Para responder a esta pregunta debes demostrar que no estabas estancado sino que has crecido profesionalmente. Una respuesta oportuna sería:

“Nunca he dejado un proyecto profesional a medias. Además, en mi trabajo anterior tuve oportunidad de crecer y formarme como un mejor profesional.”

24.- ¿Por qué deseas cambiar de empresa?

Si te encuentras en una empresa actualmente el entrevistador va a querer saber tu motivación para renunciar al trabajo. Aquí debes centrarte en el crecimiento profesional del nuevo puesto de trabajo. Una buena respuesta sería:

“Después de estar un tiempo trabajando para la empresa actual, he pensado en optar por nuevos retos profesionales y creo que aquí lo puedo lograr.”

25.- ¿Qué idiomas hablas?

La mejor respuesta es aquella que denote tu conocimiento de otros idiomas. Aunque ten en cuenta que al hacerlo es probable que debas demostrarlo. Por ello asegúrate de indicar lo que verdaderamente sabes.

“Entiendo el inglés en un nivel medio, porque hace tiempo estudié un curso para mejorar mi nivel.”

26.- ¿Te encuentras en otros procesos de selección?

No des información detallada sobre otros procesos de selección. Es suficiente con responder que buscas trabajo activamente.

“Hasta los momentos estoy buscando empleo activamente, pero no tengo ninguna oferta firme.”

27.- ¿En qué compañía te gustaría trabajar?

Nunca debes decir que la empresa que te entrevista es la de tus sueños a menos que lo justifiques muy bien. Debes centrarte en las características de aquella que sería ideal para ti. La mejor respuesta es:

“En aquella que me dé oportunidades de crecimiento profesional y en dónde pueda demostrar mi experiencia.”

28.- ¿Has sido despedido de algún trabajo?

Aquí debe contestar con toda sinceridad y resaltar el aprendizaje obtenido en la empresa. Tampoco debe hablar mal del personal de trabajo.

“Tras 6 meses de trabajo, mis superiores consideraron que mi perfil no era el preciso para la empresa y por ello prescindieron de mis servicios. Aunque fue duro, es una experiencia que me ha ayudado a analizarme aún más y aprender de mis errores.”

29.- ¿Qué conoces sobre nosotros (la empresa)?

La respuesta a esta pregunta debe demostrar tu conocimiento e interés sobre la empresa a la que quieren ingresar. Por ello debes contestar así:

“Esta empresa ha sido por mucho el pilar para la creación de la estructura de comunicación moderna. Fundada en 1971, ha sido excepcional en la creación de diseños de antenas, receptores y otros componentes para mejorar la calidad de vida de la sociedad y otras instituciones.”

30.- ¿Cómo ha sido tu trayectoria profesional?

Aquí debe destacar los puestos más importantes en los que has trabajado:

“Después de la universidad me dieron la oportunidad de hacer las prácticas profesionales en una planta de crudo. Allí aprendí muchísimo sobre las operaciones petroleras, procesos de refinación y métodos de mantenimiento estratégicos.”

31.- ¿En qué ambiente laboral te gustaría trabajar?

La idea es que respondas con base en lo que sabes del puesto al que te postulas:

“Me adapto perfectamente a los ambientes labores tranquilos o bajo presión.”

32.- ¿Conoces a alguien en nuestra empresa?

Lo más sensato es hablar previamente con quienes conozcas en la empresa. Así te aseguras de obtener buenas referencias en caso de que les pregunten sobre ti. De este modo la mejor respuesta es:

“La recepcionista fue mi antigua compañera de trabajo hace un par de años.”

33.- ¿Prefieres alguna región en particular?

La respuesta a la pregunta debe indicarle al reclutador si tienes preferencia por alguna zona geográfica en específico. Esta sería la respuesta:

“No tengo preferencias geográficas.”

34.- ¿Te gustan los trabajos previsibles o cambiantes?

La respuesta a esta pregunta depende de las rutinas de trabajo a las que estés acostumbrado o aspires. Para ello tienes que conocer el puesto para el cual te están entrevistando.

35.- ¿Podrías trasladarte o vivir en otra ciudad?

La idea es que respondas con sinceridad, ya que te comprometes con la empresa. También ten en cuenta que si te preguntan esto es porque es posible que en algún momento debas trasladarte o debas viajar a otra región.

36.- ¿Qué departamento empresarial te gusta más?

Si te postulas a una empresa en crecimiento es posible que te hagan esta interrogante. Lo importante es que sea cual sea tu preferencia la justifiques destacando tu experiencia, habilidades o potencial para el puesto.

37.- Indícame tus puntos fuertes y débiles

Con esta pregunta los reclutadores desean descubrir cuáles son tus puntos fuertes y débiles para ver si encajas en el perfil profesional. Puedes responder de manera auténtica y apoyar cada una con características y ejemplos reales de tus trabajos anteriores. Por ejemplo una respuesta adecuada sería:

“Me caracterizo por tener iniciativa, por ejemplo en empresa anterior le propuse a mi superior iniciar una campaña de concientización y ahorro de energía, para disminuir aún más los gastos a fin de mes. Y fui el encargado del proyecto.”

38.- ¿Cómo te visualizas dentro de 5 a 10 años?

La respuesta a esta pregunta intenta descubrir tus aspiraciones profesionales a largo plazo. Te puedes extenderte siempre que tus objetivos sean grandes y los expliques detalladamente. Por ejemplo:

“Quiero seguir creciendo a nivel profesional. Espero avanzar y especializarme para abarcar proyectos de gran envergadura. Por ello quiero realizar más cursos de formación complementaria mientras trabajo y mejoro en esta compañía.”

39.- ¿En qué momento te puedes incorporar a trabajar?

Toma en cuenta que si estás trabajando en la actualidad debes avisar con anticipación antes de abandonar tu puesto de trabajo. Si respondes con un “inmediatamente” denotarás poco compromiso y confiabilidad. Sin embargo, lo anterior lo puedes hacer siempre que te encuentres desempleado.

40.- ¿Cómo supiste sobre la existencia de esta vacante?

Debes ser sincero sobre cómo te enteraste de la existencia del puesto de trabajo, ya que la compañía sabe dónde ha publicado las respectivas ofertas. Si no recuerdas lo mejor que puede contestar es:

“He enviado mi currículum a varias ofertas de empleo, pero ahora mismo no recuerdo donde vi esta vacante.”

Si la oferta laboral viene de un antiguo compañero de trabajo debes destacarlo. Ello demostraría que estos aún te valoran como para recomendarte.

41.- ¿Puedes trabajar horas extras?

Puede que esto sea un requisito necesario y debes responder con sinceridad. Ya que de lo contrario estarás obligado a renunciar si no cumples con estos requerimientos mínimos.

42.- ¿Por qué te consideras el mejor candidato para el puesto?

Debes responder explicando tus habilidades y experiencias siempre que guarden relación con el puesto de trabajo. Esta es la mejor manera:

“Considero que soy cordial, responsable, comprometido y todo ello es fundamental para el puesto de atención al cliente. He trabajado en otras áreas de trabajo y estoy acostumbrado a tratar con muchas personas.”

43.- ¿Por qué has cambiado de trabajo con frecuencia?

Cambiar de trabajo no tiene nada de negativo, ya que indica que estás en búsqueda de nuevos retos profesionales. Sin embargo, debes cuidar tu respuesta porque el entrevistador puede pensar que en cualquier momento abandonarías el puesto al que aspiras. Por ejemplo:

“A lo largo de este tiempo he tenido muchas oportunidades para crecer profesionalmente y no las he querido rechazar. Gracias a estas experiencias tengo una visión global del sector y ello me permite ser un mejor profesional.”

44.- ¿Cuáles son tus conocimientos informáticos?

Se trata de una pregunta ligada a los conocimientos informáticos, ya que muchos puestos de trabajo requieren el uso de software de edición tal como Microsoft Office u otro. En este caso puedes responder de la siguiente manera:

“Tengo experiencia usando Microsoft Office. Aunque también manejo muy bien Open Office.”

45.-¿Qué haces cuando llegas tarde al trabajo?

Todos cometemos errores y llegar tarde al trabajo es uno de ellos. Lo importante es justificar y dar buenas razones para esto.

46.- ¿Qué harías en caso de tener un problema personal con alguien de tu equipo?

La clave está en contestar sinceramente y siguiendo la línea del tiempo. Por ejemplo, primero inicia con la situación problemática, luego describe la acción que llevas a cabo cuando te das cuenta del problema personal y finalmente habla sobre los resultados. 

“Una vez tuve problemas con mi superior y en la hora libre me acerqué a él y le expresé mi descontento con la situación. Le expliqué que debíamos concentrarnos en el trabajo y mantener una buena relación de equipo para sacar adelante el proyecto, dejando a un lado nuestras diferencias.”

47.- ¿Tus calificaciones se deben a tu esfuerzo personal o a tu inteligencia?

Debes responder de manera inteligente y lo mejor es hacerlo de esta forma:

“Se trata de una mezcla de ambas, ya que los dos aspectos se complementan. Si eres muy inteligente y no te esfuerzas, pocas probabilidades tendrás de salir adelante.”

48.- ¿Qué harías en tu primer año en este puesto?

Se trata de evaluar todo el potencial que tienes al utilizar tu experiencia y optimizar las funciones en tu puesto de trabajo. Por ello debes responder de esta forma:

“Evaluaría los recursos disponibles para alcanzar las metas planteadas por la empresa y analizaría los posibles fallos en caso de que existieran. De lo contrario optimizaría el uso y las herramientas de trabajo para que el departamento sea más eficiente.”

49.- ¿Qué conoces de nuestros competidores?

La respuesta a esta pregunta es esencial para saber tu interés en lo que le importa la compañía. En este caso, es fundamental indagar sobre los competidores para saber en qué nivel comercial se encuentran y cuáles son sus innovaciones más competitivas y trabajar en función de ello.

50.- ¿Cuál ha sido tu mayor fracaso?

Esta pregunta es muy común y la mejor respuesta es:

“Jamás he fracasado, solo he descubierto cómo no debo hacerlo. Cuando las cosas no resultan como espero, lo intento de otro modo.” 

Resumen del contenido