Preguntas Ilegales en una Entrevista de Trabajo

Existen algunas preguntas en una entrevista de trabajo que resultan incómodas de responder y la mayoría de las veces es porque son ilegales. Es sencillo darse cuenta de ello, ya que en la mayoría de los casos te solicitan información sobre tu vida privada o cualquier otra irrelevante para evaluar tu capacidad para el puesto al que aspiras.

Debido a que todos los ciudadanos son iguales ante la ley, es ilegal realizar preguntas que discriminen por algún motivo la religión, nacimiento, sexo, raza, opinión u otra condición o circunstancia de las personas. 

Por los motivos antes expuestos en este artículo te mostramos cuáles son las preguntas ilegales en una entrevista de trabajo para que sepas qué es lo que no deben preguntarte y en caso de que lo hagan conocer el modo más inteligente de responder.

Las 10 preguntas ilegales más frecuentes en una entrevista de trabajo

Aquí te indicamos las preguntas ilegales que no deben hacerte durante un proceso de selección de personal para cualquier tipo de empleo:

1. ¿Cuál es tu situación civil o familiar?

Las preguntas relacionadas con tu situación civil o familiar generalmente no tienen relación con ningún puesto de trabajo. No importa si eres casado o divorciado, si tienes alguna pareja y es o no estable, en una entrevista laboral esto te puede resultar incómodo y molesto. Incluso, en ocasiones te pueden preguntar por las inclinaciones sexuales sin que ello sea relevante para el puesto al que aspiras.

La respuesta más inteligente sería:

“No creo que esta pregunta sea oportuna ni relevante para el puesto de trabajo al que aspiro. Ya que forma parte de mi intimidad y no tienen relación alguna con mi formación ni capacidades.”

2. ¿Cuál es tu edad?

A menos que seas un infante, te veas excesivamente joven o seas un adulto mayor, en la industria la edad promedio no es limitante para un puesto de trabajo. En este caso, la misma está relacionada con personas mayores de 18 y menores de 50 en la mayoría de los casos, y si la labor requiere un valor específico se debe argumentar muy bien porque de lo contrario sería discriminatorio.

En caso de que te hagan esta pregunta, puedes contestar de la siguiente manera:

“Puede que ser muy joven me haga ser un poco impulsivo y tenga menos experiencia comparado con una persona madura. Sin embargo, mi edad no limita mi capacidad física ni de aprendizaje para crecer como profesional.”

3. ¿Quieres tener hijos a futuro?

La familia no tiene relación con el puesto de trabajo al que aspiras ni mucho menos saber si tienes hijos o los quieres a futuro. Evidentemente se trata de una forma discriminatoria que se aplica generalmente hacia la mujer, es algo ilegal y denunciable, e incluso te puedes negar a responderla.

En caso de sentirte bien contestando la pregunta, lo puedes hacer explicando las ventajas que significa para una compañía contratar a un empleado que pueda mantener el equilibrio entre sus responsabilidades familiares y el trabajo. Ya que ello indica responsabilidad, compromiso, esfuerzo, inteligencia, organización y planificación.

4. ¿Cuál es tu nacionalidad?

Todas las personas del mundo tienen derecho a trabajar en cualquier puesto, siempre que sea legal y tengan todos sus papeles en regla. En este caso, la nacionalidad de una persona puede resultar una pregunta incómoda y discriminatoria objeto de demanda. Sin embargo se debe tener cuidado porque algunas veces sólo pretenden conocer tu lengua materna.

En todo caso tienes que contestar a tu favor:

“Mi condición como extranjero me ha permitido conocer varias lenguas en términos avanzados. Además, esto me ha ayudado a adaptarme perfectamente a los cambios y es un aspecto de provecho para cualquier compañía.”

5. ¿Cuándo fue la última vez que pagaste una multa?

Las empresas no deberían preguntarte directamente sobre tus antecedentes penales ni discriminarte por ello. Ya que las multas en ocasiones no determinan la actitud de una persona ni mucho menos su capacidad de respuesta en su labor.

Si te plantean esta pregunta puedes responder de la siguiente manera:

“Todos cometemos errores y tuve algunos inconvenientes en el pasado que no limitan mi capacidad profesional ni física para hacer mi trabajo.”

6. ¿Tienes algún problema con el alcohol o el tabaco?

Ninguna empresa debe hacer preguntas sobre los hábitos de un candidato, aunque sea claro que después te puedan descartar por razones objetivas y más aún si no rindes como deberías. Si tienes algún problema de salud siempre puedes contestar de manera cordial este tipo de preguntas de la siguiente manera:

“Aunque padezco de diabetes no estoy limitado de ninguna manera a este puesto de trabajo.”

7. ¿Cuál es tu partido político favorito?

Para cualquier empleo tu opción política es irrelevante, ya que se trata de una decisión personal. Por ello no estás obligado a contestar esta pregunta ilegal en una entrevista de trabajo. Sin embargo, en caso de que lo desees puedes hacerlo de la siguiente manera:

“Mi simpatía política no es significativa para este puesto de trabajo, se trata de algo personal y no me siento cómodo contestando esta pregunta.”

8. ¿Eres creyente de alguna religión?

La religión no es influyente en un puesto laboral ni mucho menos en las capacidades de cada persona. Por ello, esta pregunta representa un aspecto ilegal y no tienes obligación de responderla si no quieres. 

Si te sientes incómodo puedes indicárselo al reclutador, pero si deseas contestarla, lo puedes hacer de la siguiente manera:

“Ser creyente de alguna religión no influye en mi capacidad de responder en mi puesto de trabajo. Tampoco me limita física ni mentalmente, por ello considero que esta pregunta está fuera de lugar.”

9. ¿Tuviste problemas conductuales durante la adolescencia?

Los problemas de conducta los debe determinar un psicólogo o especialista y para ello algunas empresas hacen una entrevista especial o un cuestionario. De lo contrario, un reclutador jamás debe preguntar sobre tus problemas conductuales en el pasado y por ello no estás obligado a contestar esta interrogante.

No obstante, si aun así estás dispuesto a responder, lo puedes hacer de la siguiente manera:

“Los problemas de conducta son comunes en algunas de las etapas de la vida de una persona. Sin embargo, he superado con éxito todas ellas y no las considero limitantes en mi capacidad física ni mental para desarrollar esta labor.”

10. ¿Has sufrido acoso sexual en algún momento de tu vida?

Los problemas personales son asuntos de cada quien, y si lamentablemente has sido víctima de alguno tan delicado como el acoso sexual no es relevante para ningún puesto de trabajo. Por esta razón es una pregunta ilegal, objeto de discriminación y denunciable.

Si aun así estás dispuesto a responder esta interrogante, la mejor forma es así:

“Mis problemas personales no tienen relación alguna con mi formación académica, condición física, limitaciones mentales ni nada relacionado con este puesto de trabajo.”